MEMORIAS DE ABAJO

Antes de abordar los hechos concretos de mi experiencia, quiero decir que la sentencia que la sociedad pronunció sobre mí en esa época particular fue probablemente, e incluso con seguridad, una bendición del cielo; porque yo no tenía idea de la importancia de la salud, o sea, de la absoluta necesidad de contar con un cuerpo sano, para evitar el desastre en la liberación de la mente. Y lo que es más importante, de la necesidad de tener a otros conmigo, a fin de podernos alimentar mutuamente con nuestros conocimientos y constituir así un Todo.”

Desconocía totalmente la existencia de Leonora Carrington. Se me presentó en los Detectives Salvajes/Roberto Bolaño. Ya que la nombran en algunos pasajes como si fuera un ser protector al que todo artista -o poeta- querría cobijarse bajo sus alas o querría aspirar . En esa ocasión la creí ficción, ni me molesté en googlearla. La segunda vez se anunció en el pedido de una cliente que llegó a la librería buscando el libro LEONORA de Elena Poniatowska. La tercera y definitiva señal fue un vídeo de arte donde comentaban su vida y obra. Caí en la cuenta de que tenía que buscarla. 

Me regalaron este libro en una visita libresca (trabajo en una librería pero en mi día libre visito otras librerías) y no puedo estar más que agradecida . No me extenderé mucho. Es un minúsculo libro que condensa toda la experiencia infernal de Leonora en el sanatorio de Santander. Donde la trataron como un conejillo de indias. Y del que tuvo que escapar. 

No solo fue una increíble pintora del surrealismo si no también una gran narradora. Aunque ella indica que no quiere caer en la ficción sin duda se apoya. Estas memorias son muy descriptibles, por momentos sentía que se le iba la olla a ella -o a mi- re memorizando todo. Considero que en su locura tuvo mucha lucidez. Quizás una lucidez distinta, en otro plano. 

Cuánta  razón tiene Leonora, no sabemos de la  importancia de nuestra salud mental. Ahora puedo ver su obra  y -quizás- comprenderla. Observar con sus ojos. ¿Que hubiera sido de ella si no se hubiera escapado, si hubiera aceptado dócilmente el destino que le trazaban? ya lo sabemos. 

pd: disculpen la ausencia. 

Anuncios

5 respuestas a “MEMORIAS DE ABAJO

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s