Las Crónicas de la Señorita Hempel/ Sarah Shun-lien Bynum 

Queridos, después de dos lecturas super demandantes –Billar a las nueve y media y Cien años de Soledad- me di un alto para una nueva lectura: Las Crónicas de la señorita Hempel (2008), recopilación de ocho relatos publicados entre los años 2000 y 2008 en diferentes revistas literarias y compilaciones de relatos cortos.

Instagram @beat.books

“A veces la vida te involucra sin aviso ni preludio.”


La señorita Hempel, es de ascendencia China. Recién graduada se dedica a la docencia; enseñando Literatura e Historia a la clase de séptimo grado de un colegio primario. Cada relato muestra algo de sus vicisitudes como maestra; preocupaciones, inquietudes; su profunda observación a cada niño; su seguridad ante la atenta mirada de los padres; y por supuesto, las dudas en cuanto a la enseñanza y su labor como tal.

Fresca de ideas, va aportando y buscando nuevas estrategias para estimular la creatividad de sus chicos. Siempre soltando palabras ‘elegantes’ para ampliar el vocabulario de estos, mientras ella, inconcientemente, adopta sus jergas y gestos ‘infantiles’. Tanto sus alumnos como la señorita Hempel están en una suerte de transición; ellos, dejando su niñez para dar paso a la pre-adolescencia; ella, dando un paso hacia la madurez.

“¿Por qué es importante aprender la historia de los Estados Unidos?. Os acordáis de aquel ejercicio, ¿no? Bueno, pues entonces me dijo: ‘Los que no recuerdan el pasado están condenados’ y Audrey hizo una breve pausa, tras la cual añadió con una sonrisa-; ‘a repetir séptimo en el cole’.  Toda la clase se rió. Y la señorita Hempel también…entoncés cayó en la cuenta de algo tremendo. La que estaba repitiendo séptimo, por cuarta vez, nada menos, era ella.”

Beatrice Hempel,  la humana destrás del escudo de ‘señorita Hempel’  está marcada por el recuerdo de su difunto, amado e idolatrado padre; divaga, con añoranza y ternura, los recuerdos de su niñez al lado de su hermano Calvin; la relación, algo distante, con su madre y hermana menor; y su compromiso con su novio Amit, que parece ir cuesta abajo.

Todos estos pormenores se dividen en los diferentes relatos que, exectuando los personajes en común, no tienen una continuidad en narración, ni relación alguna. Fácilmente podría saltarse de un relato a otro sin que afecte la trama.

Este formato no me convenció del todo. En mi opinión, prefiriría que haya sido una novela donde pudiera ser espectadora de la evolución del carácter y pensamiento de Beatrice Hempel, tanto en su vida personal como en lo profesional.  No me puedo quejar de la prosa de la escritora; la lectura ha sido agradablemente curiosa y tierna -a veces un poco cruel- pero, no por eso ligera. Otra que me pide absoluta atención XD

Hay relatos que me han gustado más que otros -y otros ni tanto.  Travesía, me gustó por que la señorita Hempel y sus alumnos salen de paseo a la playa. Ella no solo se dedica a estar como niñera detrás de sus polluelos, sino que, disfruta del viaje y de las ocurrencias de ellos. El relato Yurt representaría el ‘trás las bambalinas’ de un grupo de maestros. Salen a bailar; hay chismoseo; uno que otro apasionamiento indebido y harto cotorreo XD. En Encontronazo,  Beatrice Hempel, camino al parque, se cruza con una ex alumna -después de diez años- que al reconocerla, la llama cariñosamente, Señorita Hempel. ¿alguna vez se han cruzado con sus profesores? ¿los han reconocido?  ¿qué preguntas o, quizás, emociones florecen? A mi nunca me recuerdan o  en caso sí, dicen ‘ahhh la que paraba llorando’ XD

Me doy cuenta que escribo ‘señorita Hempel’ y ‘Beatrice Hempel’ como separando dos personalidades de un solo ser. No estoy segura cual de las ‘dos’ me simpatizó más XD Adieu!

Bonus: confieso que he leído este libro -mejor dicho epub- sintiéndome entre la Alemania de posguerra y Macondo XD

Anuncios

8 thoughts on “Las Crónicas de la Señorita Hempel/ Sarah Shun-lien Bynum 

  1. Que lecturas tan interesantes y distintas has tenido, aunque todas te obligaran a concentrarte y no divagar, seguro la Señorita Hempel te pondría un 10 por prestar atención jaja…yo me cruzo siempre a mis maestras en la calle y nos reconocemos porque vivimos en un pueblo. Asique no hay chance de ser olvidado XDD. Besos Su, que sigan tus buenas lecturas 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Me encantó la reseña (otra vez). Me dejaste llena de curiosidad porque me gusta leer/ver cosas de profes, de puro metiche que soy. Aunque no sé si los busque porque estoy segura que me va a pasar lo mismo con respecto a la falta de evolución y que sólo sean relatos sin conexión puede ser algo un poco frustrante.
    He visto poc@s profesor@s y no sé si me recordarían. De hecho fui a una ponencia de mi profesor guía de la tesis de la universidad y no me recordaba 😦 , ni hablar de años anteriores, menos me recuerdan.
    En cuánto a mis estudiantes tengo a varios en mi facebook personal y es interesante saber en qué están (algunas ya son mamás) y vari@s han terminado sus carreras universitarias…me siento un poquito mayor.
    Tengo pendiente releer 100 años de soledad. Lo leí en la adolescencia y lo amé. Creo que es hora de ver si aún me sigue gustando.
    Cariños.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Yo también tengo en el facebook a mi profesora! Y algunas compañeras -no me hablo con todas- pero por lo menos sé en que andan XD
      Ya me falta poquito por terminar CADS y haré una entrada. Yo le cambiaría el nombre a 100 años de muerte y drama XD besos Jessi ❤

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s