De Librerías en el Perú

En Lima (Perú), la mayoría de Librerías están ubicadas en distritos de clase media alta (Miraflores, San Isidro, Barranco, La Molina…) y  en centros comerciales.

Aproximádamente cien librerias en todo Lima y ¿en cada Provincia? Quizás dos o tres, tal vez ferias pequeñas. Lejos de los invisibles muros de Lima, es posible encontrar en cualquier mercado/galería un pequeño puesto o un mantel tendido en el suelo, con un librero ofreciendo -y comprando- libros antiguos, revistas, o novedades pirateadas  ¿Por qué no hay grandes librerías en los conos de Lima? ¿Por qué no se reproducen como larvas en nuestras  Provincias? Me pregunto si estas prosperarían fuera de su “zona de confort”. Recalco, estratégicamente están ubicadas en distritos de un alto nivel socioeconómico, de buenas escuelas y pensiones astronómicas. Dinero equivale a cultura, educación de calidad y caros libros. O eso nos quieren hacer creer.
De niña escuchaba que los peruanos no leemos (15% solo lee según encuesta del 2015) incluso llego a admirar la sorpresa dibujada en los rostros cuando digo que me gusta leer. Teniendo todo eso y más interiorizado, me presenté a primer día de trabajo en la librería.

Estanterías repletas de autores masculinos y un par de pinceladas de autoras femeninas. Grandes vitrinas presentando las grandes obras de autores clásicos. ¿Hablamos de grandes? ¡Pónganme a  Dostoievski, Wilde, Gógol, que Austen y Las Brontë los sostengan mientras! ¿Me recomiendas un libro? Primero, y siempre dando prioridad a autores masculinos. ¡Qué prosa! ¡Qué Genialidad! ¿Qué recomiendas para mi Tia?…Venga, vamos al área de romántica, autoayuda o cocina. ¿Filosofía, Politica, Ciencias?  Si señor ¡Tan solo admiren la variedad de nombres impronunciables y genios que tenemos!…Muy tarde comparé estas diferencias abismales como para hacer un cambio. Teniendo tantas escritoras, no la ayudamos a visibilizar y promover su lectura.

No voy a negar la gran afluencia de público masculino (de todas las edades) y sus preferencias librescas. Se cargaban de novelas históricas, ficción, filosofía…Hablaban de corrientes literarias, de sus autores predilectos, y poco o nada, nombraban a alguna mujer y si lo hacían inmediatamente la opacaban. Si bien, lo que exponían a mis compañeros libreros -sí, hombres- era  información provechosa, estoy segura que hubiera brincado de emoción al escuchar un discurso tan apasionado sobre una escritora que inmediatamente hubiera comprado su obra.

Limpiaba, abastecía libros y leía nombres masculinos que resultaban ser seudónimos de mujeres . Cómo el caso de James Tiptree Jr. seudónimo de Alice Bradley ganadora del premio Hugo y Nebula. En sus inicios mantuvo su verdadera identidad oculta, incluso de su editor. Nadie sabía, pero poco importaba. ¡¿Qué mujer escribiría ciencia ficción?! ¡Estamos ante un genio! Decían…me hubiera gustado ver sus caras cuando descubrieron que era mujer. Revelado el misterio su obra se fue olvidando y empolvando. Pero Asimov y demás “genios” de ciencia ficción se siguen leyendo. Este año me haré con su biografía y obra de Alice Bradley o para el resto, James Tiptree Jr.

En el tiempo que trabajé en la librería, veía entrar a mujeres. Qué comparando a la afluencia masculina era menor, pero presente. Las observaba y seguía. Muchas se dirigían al área infantil buscando libros para sus hijos; adolescentes yendo al área de literatura juvenil, algunas preguntando por novelas ligeras o románticas, comprando libros de autoayuda o salud. Debido a esto sentí reticencia a esos géneros, me cerré. Quería verlas buscar libros en el área de ciencias, política, ciencia ficción, filosofía… Claro que entraban mujeres, universitarias muchas veces,  a buscar estos libros y se me hinchaba el pecho de orgullo… y se desinflaba cuando veía, en su mayoría autores masculinos. Pero ahí estaba, recomendando.  ¿Por qué nuestra sociedad nos empuja por un solo camino? ¿Tantas sugestiones sobre nuestro vestir, pensar, sentir influyen en nuestra intelectualidad ?  Recuerdo con cariño a dos compañeras que hicieron espacio en los estantes, para libros de estudio de género, ensayos y feminismo escrito por mujeres. Fue una ardua labor de Claudia y Linda, mis compañeras estudiantes de antropología.

Muchas veces me sentí subestimada por lectores y compañeros, cuando hablaba de otra cosa que no fuera romántica; y muchas veces ví subestimadas a mis lectoras a la hora de escoger sus lecturas.  Incluso nunca olvidaré cuando me dijeron que no gustaban trabajar con mujeres porque siempre se hacen problemas, hablan mucho, no levantan peso, no saben, chismean…Duele que una mujer se refiera a otras mujeres de esa manera, cuando se supone que a cierta edad se debiera conocer la opresión y estereotipos que tenemos que enfrentar.

Este año me prepuse leer a más mujeres, y poco a poco lo haré por que reconozco mi desconfianza a su pluma. Como dije, hay todavia prejuicios que tengo interiorizados y que por lo pronto, ya los reconozco y me da pena. Y tal vez todo lo que lea no me guste y esta bien, porque no todo lo que escriben los hombres me gusta, muchas veces me han hecho sentir incómada. Y de las pocas mujeres que he leído (quince en mi vida) me identifiqué y me sentí a gusto.

Si no hubiera tanto prejuicios seguiríamos explorando, leyendo y escribiendo a más mujeres. Pero se está trabajando en ello porque es nuestro tiempo.

Todo lo que escribo se basa en mi experiencia, y en la idiosincrasia de mi país. Siendo la educación, y la lectura exclusividad de unos pocos. Que existen mujeres y hombres de zonas estigmatizadas por la pobreza que a pesar de ello, se cultivan y estudian como pueden. Y así se sostienen, y siembran amor por la lectura en otros.

Esta entrada está inspirada en el vídeo Visibilidad de la Mujer en la Literatura de Los Libros de Maria Antonieta. Pueden dar click para verlo ❤

Anuncios

4 thoughts on “De Librerías en el Perú

  1. Yo hace tiempo pensaba que cosas como la “moda” de leer mujeres o el reto de #adoptaunautora eran tonterías innecesarias, pero poco a poco me he ido dando cuenta de que no es así. Es totalmente necesario esforzarnos por conocer estas mujeres, no por hembrismo, ni mucho menos, sino por llegar a la igualdad.
    Me ha encantado tu post.

    Le gusta a 1 persona

  2. Tu experiencia en la librería es muy reveladora y tu testimonio un ejemplo de que aún queda mucho trabajo que hacer para visibilizar a la mujer en el mundo de las letras (y en el mundo en general). Especialmente importante me parece lo que señalas al final, sobre las zonas estigmatizadas por la pobreza y que lo tienen más difícil para acceder a los estudios. Buena entrada. Nos leemos!

    Le gusta a 2 personas

  3. Beat, qué buena entrada. Como compatriota lo entiendo a la perfección. Es una lástima enorme. Son actitudes y comportamientos que vamos aceptando en silencio y que en un par de segundos se vuelven “normal”. Nadie dice nada, todos siguen con sus vidas. Ojalá Dios quiera, podamos ver el cambio que tanto ansiamos en nuestro país. Un beso!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s