Las Cenizas

Ruborizaba sus mejillas un suave carmín, pestañas largas y negras enmarcaban sus adormecidos ojos, la tímida palidez coqueteaba en sus labios y en su piel. Marcando sus formas, un vestidito lila, la engalanaba. Su favorito… decían. Un ramo de orquídeas en sus manos, sin esfuerzo sostenían. De su tierra… Curioso, absorto en los recuerdos, la observaba detenidamente.  ¿cuánto tiempo pasó? ni un minuto, por que al siguiente, encerraron sus carnes, después de tanta vida, encerraron sus carnes…alzándola en hombros, al compás de los murmullos aliviados de poder respirar, del correr de las lágrimas, caliente la nostalgia ¡cómo arde la maldita!,  disimuladas risas aflojan bocas mientras otras se retuercen y retuercen, alzando y cantando, entre tanto gentío se la llevaron para hacer cenizas, y sus cenizas batallaran con la tierra, después de la lluvia se formará barro y volverá a nacer.

Anuncios

2 thoughts on “Las Cenizas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s